¿El mouse de Apple no funciona? 9 formas de arreglar

Apple vende dos dispositivos señaladores: Apple Magic Mouse y Magic Trackpad. Hay dos generaciones de Magic Mouse, que se identifican fácilmente por el hecho de que el Magic Mouse 1 usa una batería extraíble y el Magic Mouse 2 tiene una batería interna que no se puede quitar. Bueno, al menos no si quieres un mouse que funcione.

Si bien estos ratones son generalmente bastante infalibles de usar, a veces pueden presentar problemas exasperantes. Si su mouse de Apple no funciona, aquí hay algunas posibles soluciones.

Identifica el problema

Antes de comenzar a buscar soluciones, primero defina el problema. Un mouse de Apple que «no funciona» puede significar varias cosas:

  • El mouse está muerto y no se enciende.
  • El mouse se enciende, pero no se conecta.
  • El mouse se conecta, pero el cursor es errático.
  • El mouse funciona durante un tiempo y luego se desconecta durante unos segundos.

Cada uno de estos ejemplos es bastante diferente y, por lo general, tiene diferentes causas, así que tenga en cuenta su problema específico mientras analiza las posibles soluciones.

Elimina a los sospechosos más probables

El siguiente paso más importante para arreglar su Apple Mouse es eliminar su Mac o mouse como la fuente del problema. La forma más fácil de hacer esto es probar su mouse con otro dispositivo Mac o iOS y ver si se comporta normalmente. Si funciona bien con otra computadora, puede estar bastante seguro de que hay algún problema con la computadora.

También puede probar con otro mouse (de la marca Apple o no) con su Mac. Siempre existe la posibilidad de que el problema sea el resultado de algo extraño entre ese Mac específico y el mouse de Apple, pero las posibilidades de que eso suceda son bajas, por lo que este es un paso de diagnóstico inteligente que debería ayudarlo a comenzar. Con los diagnósticos básicos fuera del camino, repasemos los problemas y soluciones más comunes.

1. Verifique la configuración del mouse y del trackpad

Antes de comenzar a jugar con el hardware y buscar problemas, asegúrese de que la configuración del mouse y del trackpad sea correcta. Por ejemplo, ¿están configurados para ser demasiado sensibles o no lo suficientemente sensibles?

Puede encontrar la configuración para ambos en Menú de manzana > Preferencias del Sistema.

2. ¿Está cargada, encendida y las baterías instaladas?

¿Su Apple Mouse tiene la batería cargada? Con el Magic Mouse, necesitará usar un nuevo juego de baterías desechables o usar baterías recargables cargadas en un cargador independiente.

Por lo general, esto solo es un problema si no ha usado el mouse durante mucho tiempo, ya que macOS le notificará cuando el nivel de la batería sea bajo. Otro problema notorio con el Magic Mouse de primera generación se refiere al compartimento de la batería. Muchas baterías no se mantienen correctamente en su lugar. Entonces, cuando realiza el movimiento típico de elevación e intercambio con el mouse, puede hacer que la batería se desconecte momentáneamente.

Por supuesto, esto es increíblemente aburrido y hay varias soluciones en la red. En nuestra búsqueda de lo mejor, parece que usar baterías de gran tamaño podría ser una buena solución. Es probable que otros usuarios de Apple Mouse en su país tengan una marca de batería preferida para este propósito.

La otra solución es usar una hoja de papel para hornear doblada varias veces para crear una cuña improvisada. Aunque la gente parece tener éxito con este método, tiene un mayor riesgo de provocar un cortocircuito en las baterías. Como tal, lo hace bajo su propio riesgo si decide probarlo.

3.Magic Mouse 2 parece no cargarse

El Magic Mouse 2 elimina las baterías desechables, lo cual es bueno. Sin embargo, hemos visto informes de que el dispositivo de repente se niega a cargar.

Si sabe que su cargador y el cable Lightning funcionan bien, probándolos en otro dispositivo, por ejemplo, es posible que desee verificar el puerto de carga. Al igual que con USB-C, el diseño del puerto Lightning permite la acumulación gradual de polvo y otros desechos.

Cada vez que inserta el cable de carga, le pone un poco más de basura. La solución es usar un objeto delgado para recoger la suciedad. Un palillo delgado de madera o plástico servirá.

Solo tenga cuidado cuando intente desalojar cualquier cosa que impida que su cable Lightning haga contacto. Si no se siente cómodo haciendo esto, un técnico de TI local estará encantado de ayudarlo. ¡Todavía es más barato que comprar un mouse nuevo!

4. Apague el mouse y vuelva a encenderlo.

Si bien no siempre está claro por qué un mouse de Apple no funciona, el simple hecho de reiniciar el mouse parece resolver este problema la mayoría de las veces. Ambos ratones Apple Magic a veces pueden tener este extraño problema que se soluciona apagándolos y volviéndolos a encender.

5. Desactive y vuelva a activar Bluetooth

Esta es otra solución simple pero a menudo efectiva. Simplemente apague y encienda Bluetooth en su Mac o dispositivo iOS y vuelva a conectar su mouse Apple.

6. ¿El mouse está asociado con algo más?

Si no ve su mouse de Apple en la lista de dispositivos Bluetooth, es posible que también se haya emparejado con otro dispositivo cercano, que lo tomó antes de que su Mac tuviera la oportunidad. Asegúrese de que ningún otro dispositivo, como un iPad u otra Mac, esté conectado actualmente al mouse. Vuelva a intentarlo.

7. Compruebe si hay interferencias en la señal.

Los ratones de Apple usan tecnología Bluetooth, que opera en la misma frecuencia inalámbrica que Wi-Fi. Si bien la mayoría de las veces, Bluetooth hace un buen trabajo al ignorar todas las otras ondas de radio que ocupan el espacio aéreo, hay un límite.

Si tiene muchos dispositivos Wi-Fi o Bluetooth funcionando en la misma área que su mouse, intente apagar algunas de estas posibles interferencias para ver si las cosas mejoran.

8. Verifique la ventana del sensor y la superficie del escritorio.

Esta es probablemente una de las cosas más comunes que hemos escuchado de los usuarios. Revise la ventana del sensor óptico del mouse para ver si hay suciedad u otros desechos. Uno de los principales culpables es el pelo humano o animal. Busque con cuidado un cabello rizado y sáquelo con cuidado con unas pinzas. Los pelos largos pueden ser tan delgados que no los ves de inmediato, pero aún así causan estragos en el sensor del mouse.

También preste atención a la superficie en la que usa el mouse. Las superficies brillantes o de vidrio pueden ser un verdadero desafío, así que pruebe con el mouse en una superficie diferente antes de asumir que algo anda mal.

9. Consejos para usuarios de trackpad

La mayoría de los consejos anteriores se aplican tanto a los Magic Trackpads como al Apple Magic Mouse, pero hay algunas cosas que son específicas del trackpad.

La principal causa de que un trackpad no rastree correctamente tiene que ver con el funcionamiento del dispositivo. Al igual que con un iPhone o iPad, el Magic Trackpad usa cambios en la conductividad cuando su dedo toca su superficie para seguir el movimiento del puntero. Cualquier cosa que interrumpa esta conductividad también puede hacer que el seguimiento sea errático.

Asegúrese de que la superficie del trackpad esté seca y limpia. Quítese cualquier joya que pueda ponerlo en tierra. Desconecte las fuentes de alimentación de terceros de su trackpad o Mac, si lo está usando mientras está conectado a la computadora.

Esto debería cubrir las razones más probables por las que el mouse de Apple no funciona. Recuerde que (si su mouse aún está en garantía) también puede obtener ayuda de Apple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.